domingo, 19 de mayo de 2013

Lasaña de espinacas, atún y huevo duro


Hola!!!! Qué tal habéis pasado el fin de semana??

Hoy os voy a dar la receta de otro de los platos que me pierden fundamentalmente por dos componentes: la pasta y la bechamel, sólo con contener esas dos cosas, es un éxito seguro conmigo. Me parece una comida ideal para el domingo (y para cualquier día, pero tampoco es cuestión de pasarnos).



Ingredientes:

- 1 caja de placas para lasaña precocida.
- 3 latas de atún
- 2 huevos duros
- 500gr de espinacas congeladas
- 4 ajos (o más, al gusto)
- Aceite de oliva Virgen Extra
- Sal
- 1 litro de bechamel
- Mantequilla para engrasar la fuente
- Queso para gratinar en filamentos


ELABORACIÓN:

Descongelamos las espinacas en el microondas siguiendo las instrucciones de la bolsa. Mientras, ponemos una sartén al fuego con aceite y vamos pelando los ajos. Una vez el aceite esté caliente echamos los ajos hasta que estén bien dorados (pero no quemados o dejará un gusto desagradable en el aceite). Incorporamos las espinacas, y tapamos rápidamente con una tapa para sartén ya que las espinacas contienen mucho agua y al contacto con el aceite salpica mucho. Vamos removiendo hasta que estén hechas. Bajamos el fuego e incorporamos un poco de bechamel.




 La bechamel puede ser comprada, en Mercadona en mi opinión está buenísima, o la hacemos nosotros casera, os dejaré la receta en otro post, una receta infalible, rapidísima, buenísima y sin grumos.

Después, yo le quito los ajos ya que no me gusta comérmelos, y me puede estropear la comida encontrármelos en mitad de la lasaña. Reservamos.

En cuanto a la bechamel que vamos a utilizar sobre la lasaña, decir que aunque la que yo compro de Mercadona está muy buena, la pongo primero a calentar en una sartén y le echo un poco de nuez moscada para darle un toque más personal. Para mezclar con las espinacas no me molesto, pero también se puede utilizar la que hemos calentado en la sartén.



 Ponemos el horno a calentar a 180 ºC.

Pelamos los huevos duros. Como ya os he dicho otras veces, yo los compro ya cocidos que son más baratos y la fecha de caducidad es más larga que la de los huevos frescos. Una vez pelados, los cortamos a trocitos pequeños en un bol y añadimos el atún. Lo mezclamos bien, añadimos un poco de bechamel y mezclamos de nuevo. Reservamos.




Engrasamos bien con mantequilla una bandeja o fuente apta para horno, y vamos poniendo las placas de pasta. En mi caso no he necesitado cocerlas ya que las he comprado ya listas para utilizar. Os cabrán más o menos en función de las dimensiones del recipiente que estéis utilizando. Yo puse 4 placas montándolas un poquito para que luego no se me saliera el relleno. A continuación rellenamos con las espinacas. Volvemos a cubrir con las placas para lasaña, y ponemos la capa de atún con huevo duro. 



Ponemos las últimas placas y cubrimos con bechamel. A mi me gusta con muchísima bechamel, pero de nuevo, esto va según los gustos de cada uno. Yo sería capaz de comerme la bechamel a cucharadas, por lo tanto... cuanto más mejor.



También se puede hacer más capas en la lasaña. En vez de poner todo el relleno en una capa, se pueden hacer más finas, poner más placas, e ir alternando las capas de espinacas con las de atún y huevo.

Ponemos queso en filamentos por encima y la metemos al horno y la dejamos hasta que se empiece a dorar la bechamel por encima.



Ya tenemos nuestra lasaña lista. Qué aproveche!!!!




Sígueme en:


1 comentario:

  1. Qué buena pinta de receta! En casa somos súper fans de la lasaña de atún de eismann porque no la hemos preparado nunca de forma casera, pero creo que viendo esta receta tan sencilla, podría ser muy interesante hacerlo también nosotros mismos. Triunfaría seguro, porque en casa cualquier cosa relacionada con el atún es pasión absoluta! Además, tengo la suerte de que mis hijos se comen el pescado sin rechistar, al contrario :)
    Martina

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...