jueves, 29 de mayo de 2014

Viajando a Singapur. Parte III

Todavía tenemos rastros del jet lag, por lo que amanecemos a las 6 de mañana, cosa que no está del todo mal ya que nos permite aprovechar el día.

Cogemos un taxi a arab Street para visitar el barrio árabe y la mezquita del sultán.



De allí nos dirigimos andando hacia little India ya que el primer día al ir un poco a ciegas nos dejamos alguna cosilla por ver, pero vaya, tampoco gran cosa.


Por el camino nos encontramos con el edificio que sale en una de las películas de Batman y nos paramos a hacerle alguna foto, y con un centro comercial de electrónica, el Sim Lim, donde aún se puede regatear, aunque lo cierto es que no mucho. Aún así, los precios están más baratos que en España. La lástima para los españoles son las limitaciones que tenemos con algunas compras como los portátiles o teclados. De hecho a mi me hubiese gustado comprar un teclado para mi iPad, pero claro, no tienen ñ. Hay formas de insertarla con esos teclados presionando varios comandos a la vez, pero sinceramente es un peñazo. Al final compramos algunas cosillas, acabamos de ver little India y cogimos un taxi hacia Orchard Street.


Nada de lo que se cuente de esta calle ni alguna foto que os pueda enseñar se va a parecer a la realidad. No me he informado al respecto, pero tiene que ser la calle con mayor número de centros comerciales del mundo. Es más, Singapur tiene que ser la ciudad con mayor número de centros comerciales del mundo. En Singapur puedes pasear grandes extensiones sin ver la luz del sol pasando de un centro comercial a otro ya que están conectados. De esta manera evitas el intenso calor que hace fuera beneficiandote del aire acondicionado. Es un beneficio relativo ya que la temperatura a la que están es ridícula. Muchísima gente incluida yo cuando lo aprendí va abrigada en los centros comerciales y hoteles, aunque no os negare que se agradecen los primeros 5 minutos de fresquito si llevas mucho rato en la calle sudando por todos los poros de tu piel. Esto concluye en un resfriado elegante que por supuesto yo me cogí.


Volviendo a Orchard Street, que me voy por las ramas. El símil que se me ocurre es que así como en la 5a avenida de NY hay una tienda detrás de otra, en esta calle sucede lo mismo pero con un centro comercial detrás de otro, todos con las importantes firmas internaciones como Chanel, Dolce&Gabana, Louis Vitton, Miu Miu, Gucci, Prada, Mickel Kors, Tiffany's... No se sí es un paraíso o una perdición, y todas esas exclusivas tiendas llenas de gente!!! Y no había ni una ni dos de cada una de esas tiendas, no me ha dado de sí para contarlas.  Por supuesto también estaban indítex y mango. La moda... Bueno, para mi gusto dejaba mucho que desear. Los contrastes en cuanto a calidad se refiere también son muy grandes, quitando la de las grandes firmas, que evidentemente son de gran calidad, el resto de marcas no son gran cosa (para mi gusto), en España tenemos diseños muchos más chulos a mejor relación calidad/precio.

Como comprenderéis, recorrer esta calle nos llevó el resto de la jornada.

Os espero en el próximo post!

Sígueme en:



domingo, 25 de mayo de 2014

Visitando Singapur. Parte II

Tras 9 merecidas horas de sueńo amanecimos en Singapur a las 5.45, (consecuencias del jet lag). Esto trajo algo positivo y es que vimos amanecer desde la ventana del hotel.


Tras la ducha y un suculento desayuno, nos fuimos a ver los Gardens by the Bay que están detrás del hotel Marina Bay Sands, muy cerquita de nuestro hotel, por lo que fuimos dando un paseo bajo un sol infernal ya a primera hora de la mañana. Sin embargo ya casi llegando a la placita central donde se compran los tickets para entrar a las zonas cerradas que ellos llaman "conservatories" tuvimos que refugiarnos de una repentina tormenta tropical.


Los jardines son preciosos y es impresionante lo que esta ciudad cuida su imagen en todos los sentidos. No sólo es una ciudad súper moderna sino que es súper limpia, puedes ser multado por tirar cualquier cosa al suelo, pero en realidad está todo taaaaaaan limpio que no se te ocurre tirar nada al suelo. Os puedo asegurar que esta ciudad está más limpia que el suelo de muchas casas.


Tras admirar las partes públicas del parque y maravillarnos la vista, aprovechando que aún no había acabado de llover entramos en los conservatories que son unos invernaderos que no se a qué temperatura están pero hace frío en comparación con la temperatura exterior que no disminuye ni con la lluvia. Empezamos por el Flower Dome, que para nuestra sorpresa simula una clima Mediterráneo para tener allí todas las plantas de Occidente! Vamos que vimos geranios, pensamientos, rosas, tulipanes, palmeras... De inicio pensamos "anda que venir hasta aquí para ver las flores que tenemos en casa..." Pero la verdad es que merece la pena verlo, por lo bonitos que son los invernaderos, todos acristalados, muy modernos y luminosos, lo bien colocadas y bonitas que tienen las plantas y ver las caras de sorpresa de los asiáticos que no paraban de fotografiar todas y cada una de las flores, vamos, lo mismo que hacemos nosotros por sus parques naturales.




Después pasamos al Cloud Forest, otro invernadero en el que hace un poquito menos de frío y nada más entrar te encuentras con una hermosa cascada cubierta de vegetación. Si el Flower Dome es bonito, el Cloud Forest es verdaderamente impresionante, de lo que más nos ha gustado hasta la fecha.






Al salir estuvimos paseando un poco más por ese bonito parque y nos dirigimos al Golden Garden y al Supertree Grove donde estuvimos sentados contemplando estos extraños árboles artificiales tan curiosos de ver. Estos árboles se iluminan de noche y a las 19.45 y las  20.45 hacen un espectáculo de luces y sonido que al final no llegamos a ver más que de lejos desde la ventana del hotel.



El calor y el jet lag aún nos mata, por lo que decidimos salir del parque e intentar subir a la impresionante terraza del hotel Marina Bay Sands a tomarnos un cocktail. Justo cuándo llegábamos a la puerta del hotel empezó a chispear por lo que nos fuimos directamente al nuestro y decidimos disfrutar el resto del día del nuestro que también es muy bonito, y muchas veces en los viajes no tienes tiempo de nada. Este viaje es mucho más tranquilo que otros ya que tenemos muchos días para ver la ciudad tranquilamente y da tiempo de todo.


Al salir del parque cruzamos el hotel Marina Bay Sands, y en la imagen superior podéis ver como es el hotel por dentro.

Os contaré más cositas en otro post!

Sígueme en:



sábado, 3 de mayo de 2014

Visitando Singapur. Parte I

La Semana Santa la pasamos de vacaciones en Singapur!! Me encanta Asia y esta es ya mi tercera visita. La ciudad de Singapur es un sitio muy bonito aunque no para viajar de propio sin un motivo, al menos desde España. Es un sitio que está muy bien para hacer escala con el avión y ya de paso pasar un par de días por allí. Tiene un cierto encanto asiático, pero hay lugares muy cercanos mucho más exóticos como Thailandia o Vietnam. Singapur es un centro de negocios en Asia, por lo tanto es una ciudad muy moderna al estilo americano, que recbe la visita de muchos extranjeros por lo que está más que preparada para el turismo, aunque la mayoría llega a esta ciudad para hacer negocios. 


Volamos desde Barcelona con Singapore Airlines, una compañía con la que tras esta experiencia volaría siempre que tuviese la opción. Lo primero y no por ello más importante, por las opciones que tienes para elegir la clase en la que volar: first class, business class, turista plus y turista. He de decir que es la mejor clase turista en la que he viajado nunca, los asientos son espaciosos y muy cómodos, con un refuerzo muy cómodo en la nuca con el que casi no te hace falta utilizar la almohada. Pero lo mejor de todo sin duda es el servicio, las azafatas son encantadoras, amables y serviciales además de estar super pendientes por sí necesitas algo, la comida dentro de que es comida de avión está bastante mejor que en otros y además te dicen que tienes durante todo el vuelo incluido todo lo que quieras de beber, snacks, chocolatinas, sándwiches y pasan de vez en cuando con todo el repertorio por sí se te había olvidado, vamos casi ni en clases superiores de otras aerolíneas. Así que la clase turista está genial, y el business no lo puedo comparar con otras aerolíneas pero tenía muy buena pinta.


No os parece monísimo el uniforme de las azafatas?? Además en función del color tienen un rango u otro.

Salimos de Barcelona a las 10.30 y llegamos a Singapur 13 horas más tarde, las 4.30 de la mañana hora de allí, lo cual esta bien para no parar en todo el día y hacer bien el cambio horario pero es muy cansado. Sales de España por la mañana, malduermes en el avión en el q vas persiguiendo la noche, la alcanzas y la superas para llegar 13 horas más tarde y que siga siendo por la mañana. Es una paliza, si, pero hay que intentar dormir al máximo en el avión y aguantar despierto en destino todo lo posible para vencer el jet-lag, aunque reconozco que no es nada fácil. Luego dicen que la vida del turista es buena? Es dura! :-P


Llegamos al hotel a eso de las 5 de la madrugada, deshicimos las maletas, nos dimos una ducha ya q entre el viaje y la alta humedad que hay nos sentíamos un poco sucios, bajamos a desayunar y nos fuimos a patear la ciudad par vencer el jet lag y las horas sin dormir.


Nos dieron un mapa en el hotel bastante malo y entre eso y que Singapur no está preparado para andar por la calle ya que de repente se acaban las aceras, hay pocos sitios para cruzar y es un poco difícil orientarse en esas condiciones, acabamos cogiendo un taxi para ir a little India. Los taxis están bastante bien de precio por lo que nos pareció una forma fácil y rápida de movernos . Lo qué en realidad es difícil es cogerlos, tienen un montón de normativas y no paran en cualquier sitio... al final teníamos que ir buscando paradas de taxis en hoteles, centros comerciales, hospitales, etc.

En little India estuvimos dando un paseo y entramos en algún centro comercial. No nos decía mucho la zona así que decidimos ir a buscar un taxi para ir a otro sitio, pero de camino nos encontramos un par de templos que merece mucho la pena ver, muy curiosos y muy bonitos. Allí pudimos ver a muchas personas rezando, lo cual es una experiencia si no lo has visto nunca.




De allí fuimos al botanic garden, un parque precioso lleno de vegetación donde te puedes perder horas. Entramos en el jardín de orquídeas más grande del mundo con flores de todos los tipos, formas y colores, increíble. Mi madre hubiera disfrutado como una niña.













Apretaba ya el calor y la humedad además de que estábamos muy cansados, por lo que fuimos a buscar un taxi de vuelta al hotel, tarea nada fácil de nuevo. El taxi nos llevo por Orchard Street. Bueno, bueno, bueno!!! Menuda concentración de centros comerciales, no tiendas sino centros comerciales pegados unos a otros con las mejores firmas internacionales. Aún no tengo claro si esa calle es mi paraíso o mi perdición, pero lo que sí sé con certeza es que tengo que ir.

Descansamos un ratito en el hotel, el Marina Mandarin, súper bonito y bien situado, y por la tarde nos fuimos a ver Marina Bay que lo tenemos justo detrás del hotel por lo que esta vez pudimos ir andando sin problemas. El paseo por la marina es muy bonito y pudimos ver de cerca el famoso hotel Marina Bay Sands del qué os hablare en el próximo post. Esta zona me recordaba muchísimo a Vancouver.




Tras el paseo, aunque era pronto nos fuimos de vuelta al hotel a darnos otra ducha ya que la humedad es insoportable, a cenar y a la camita a dormir que nos lo merecíamos después de semejante día tan largo que para nosotros que había empezado más de 13 horas antes de que amaneciese en Singapur.

No os perdáis el próximo post con nuestras aventuras por esta hermosa ciudad!

Sígueme en:



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...